• M 19 17
  • M 31 00
  • M 19 07
  • F 12 12
  • M 07 14
  • F 50 00
  • M 28 12
  • F 15 12
  • M 24 10
  • F 33 00
Arrow
Arrow
Slider

Para Omar Suárez la vida ha sido dura a sus cortos 23 años de edad. Con la gran responsabilidad de criar a su pequeño hijo y en busca de darle sustento, dejó la escuela de Fisioterapia de la universidad para solventar dichas necesidades.

Para Omar Suárez la vida ha sido dura a sus cortos 23 años de edad. Con la gran responsabilidad de criar a su pequeño hijo y en busca de darle sustento, dejó la escuela de Fisioterapia de la universidad para solventar dichas necesidades.

¿El Rugby? Llegó a su vida para quedarse, es lo único que lo mantiene en forma y motivado, el espacio que necesita para distraerse y sentir que aún puede seguir uno de sus sueños.

Omar es el reflejo de la juventud pinolera en busca de ser el soporte de una familia. Desde las once de la mañana sale de su casa hacia el bar donde trabaja como mesero, una ardua labor que lo hace estar de pie hasta horas de la madrugada.

Muy agotado, llega junto a su bebé, le da un beso en la frente y al recostarse en la cama, divisa sus sueños no realizados, de lo que pudo ser y no fue. Sin embargo, una fuerza inexplicable nace de su interior para levantarse y sabe que sus metas pueden cumplirse y que aún está joven para rendirse.

Omar con el trofeo de jugador más valioso junto a su hijo con el MRFC
“Es complicado encontrar tiempo para el rugby, los estudios, el trabajo cuando se tiene un hijo. Tuve que dejar de estudiar, pero el rugby lo he mantenido siempre aunque sea los fines de semana. Una de mis metas es regresar a la universidad y terminar mis estudios de fisioterapia”.

El rugby llegó hace varios años, Omar era un adolescente en crecimiento y en sus concurridas giras a Costa Rica lo llevaron a conocer este deporte, viendo jugar a la UCR.

“Cuando iba a costa rica miré que había un equipo de universitarios que jugaban rugby, era la UCR, entonces me nació la idea de crear un equipo en Managua fue cuando estando en la Unan empecé a reclutar jugadores y formar el equipo”.

Aunque “Nonu” a como lo apodan sus amigos, ha participado en el Granada Sevens con el equipo MRFC, este año pretende ser parte del club que ayudó a fundar, Los Lobos de la UNAN, con quienes ya ganaron el segundo lugar en el torneo de rugby en Roatán, Honduras en el 2016.

“Creo será una gran competencia, sería mi primera participación, jugando con la UNAN y esperamos hacer un gran papel, porque el nivel del Granada Sevens es alto y los rivales tienen mucha calidad”.

Para Omar nada es imposible. Como un lobo, no decae y sigue adelante, aferrado a su hijo para darle lo mejor y atado a sus sueños que faltan por cumplir.

Escrito por Loanny Picado para Granada Sevens